BLOG

Turquía Grita

  Sile Turquía. Nuestro experto en viajes trae para todos ustedes, una nueva descripción sobre una de sus más recientes experiencias viajando. ¡Conoce más acerca de este interesante destino! 
 
 
 
 
 
 

Turquía es un país que grita.

Grita el nombre de Dios cada cuatro horas sin pudor y sin recato por todos y cada uno de sus  rincones. No importa en donde   te encuentres,  el llamado  de  la mezquita te alcanza.   Con respeto, sin presiones, a quien lo sienta. Y   entonces te das cuenta que a este país, a esta maravillosa  gente, no le  ha     llegado aún la “vergüenza de creer en Dios”, que en  occidente nos es hoy tan común.  Ese no estar “in” si reconoces a los cuatro vientos que Dios es parte de tu vida. ¿Y qué?
 
Si, Turquía es un país que grita el amor de Dios cinco veces al día a todo pulmón, sin tapabocas, sin tapujos, con oídos que siempre han estado acostumbrados a escuchar “la llamada” desde que llegaron al mundo; Es a nosotros, los extranjeros, los que nos extraña esta especie de lamento cotidiano, ese canto maravilloso con el  que se nos hace anormal llamar a la gente a Orar, a darle gracias, a pedir a nuestro creador algo que es tan normal para ellos. Nosotros que estamos acostumbrados a pedir en silencio, a ser escuchados en silencio, a dar gracias en silencio.
 
Tal vez deberíamos aprender un poco esta lección. A veces es bueno gritar. Sobre todo cuando se trata de gritar el amor que sentimos.
 
Turquía, además es un país que grita en cada una de sus manifestaciones. En sus olores, en sus sabores, en las expresiones de sus gentes, en su forma de hablar, de mover las manos, de mirar el mar, de preparar un “lahmajun”, de invitarte a pasar a su casa, de cruzar la calle en Sultanahmet, de ofrecerte un artículo en el Gran Bazar.  Grita al ofrecerte   una taza de té en cada gasolinera mientras esperas, grita hospitalidad, atención, amistad, simpatía, carisma.
 
Grita en la cara de sus hombres guapos del Mediterráneo, de sus niños traviesos, de sus mujeres más fuertes que el mar, de sus ancianos respetados, de sus sabios. Grita en cada rincón de su geografía histórica, en las catacumbas de Capadocia, en sus aguas blancas de Pamukkale y hasta en el silencio místico de los sufís mevlevis en Konya. Grita a todo pulmón en los colores   de su BANDERA.
 
Turquía, un país que sobre todas las cosas grita amor
 
 
Tu experto en viajes Sevilla Sol
 

OFERTAS EXCLUSIVAS VIRTUOSO

 

¡ENTRAR!

GRUPOS Y CONVENCIONES

Servicio para viajes y eventos

Solicitar